jueves, 18 de octubre de 2012

Los desplazamientos en el antiguo Wing Chun.



Ha habido muchas modificaciones a este respecto en los últimos años en muchas escuelas de Wing Chun. Como siempre, la estética y el poder practicar ciertas coreografías con una fluidez  agradable a la vista, ha confundido a demasiados alumnos, que no buscan sino saber que lo que practican es realmente efectivo. A muchos de ellos se les hace demasiado cuesta arriba el cambio de posición, incluso psicológicamente hablando. En el verdadero Wing Chun, no se trata tanto de adaptarnos a los ataques del adversario, sino de utilizar nuestra posición para destruir la suya.
El concepto original era bien distinto hace varias décadas, cuando lo que importaba era acabar rápida y contundentemente cualquier acción. Se trastocaron, conceptos como: “ceder” y “pegarse al oponente” y se modificó la forma de entrenar “chi Sao” con la idea de entrenar una supuesta sensibilidad que en momentos de estrés es imposible desarrollar; en vez de la idea original de: “posición correcta, posición ganadora”. Es cierto que muchos años antes de esas modificaciones, sobre todo en occidente, donde trabajar sin marcar los golpes era un tema taboo y, la mayoría de los maestros que enseñaban carecían de los conocimientos necesarios, hacía parecer al Wing Chun algo que no era.
Años después llegó un Wing Chun que se entrenaba a base de ciclos coreográficos (por mucho que se empeñaran en decir que no) que necesitó de diversas modificaciones, para llegar a ser más fluido y vistoso. Entre esas modificaciones está la posición de piernas, la nueva posición permitía girar suavemente y con velocidad, siempre que el compañero colaborase, pero sobre todo, impedía deslizarse por el suelo a gran velocidad.
Es cierto que el Wing Chun, es un estilo no clásico, que se ha estado modificando constantemente a lo largo de cientos de años de historia. Pero el problema quizá, es a que están debidas las modificaciones. Porque en el pasado, en el Wing Chun tradicional (si es que puede decirse así) estaban supeditadas a la efectividad, hoy día, la estética, o la búsqueda de identidad propia de alguna escuela en particular, suelen ser los motivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada