miércoles, 20 de junio de 2012

EL CONTROL DEL EGO.


Me atrevería a decir que todos los que por suerte ya hemos vivido unos cuantos años tenemos a algún familiar o amig@, al que una persona que llegó de fuera le dejó sin personalidad, sin familiares y sin amigos, convirtiéndole en un zombie al que poder manejar a voluntad. Desgraciadamente, no son hechos aislados que ocurren muy de vez en cuando, sino algo cotidiano en las relaciones sociales.


El denominador común de estos personajes que se dejan abducir de sus círculos familiares y de sus amistades más cercanas. Es su absoluta ineptitud para controlar el ego.


Cuando hablo de estas situaciones con mis amigos más cercanos le llamamos “termostato” y en principio funciona de forma parecida. Pueden adularte y eso te gusta como a cualquiera. Pero cuando el ego empieza a tomar dimensiones inadecuadas, el motor que nos hace hincharnos, se para. Las siguientes adulaciones ya no tienen ningún efecto.


Uno de mis grandes amigos me contaba no hace mucho:

“ Sí. Sí. Todo iba perfecto. Pero empezó a decirme de forma casi hipnótica que yo era su héroe y me desinflé”.


He de decir, que ninguno de los que tenemos ese “termostato” lo hemos conseguido con entrenamiento, o porque alguien nos lo hayan enseñado. Es algo que vino con nosotros de serie.


Sin embargo, los que buscan alguien a quien poder aislar y manejar a voluntad sí que han sufrido un entrenamiento intensivo del tipo ensayo y error. Prueba de ello es que todos tienen un pasado oscuro que ocultar. Producto de sus propios planes malvados que fracasaron por falta de experiencia. Aún así, casi siempre, tarde o temprano, consiguen embaucar a algún pobre diabl@ de ego incontrolable al que terminan por arruinarle la vida.

¿Quiero decir con esto que el que nace sin “termostato” es carne de cañón, y que no hay nada que se pueda hacer?


Lamentablemente, si es un adulto, poco o nada se puede hacer. Sólo con un niño, incluso con un adolescente se puede tener cierto éxito. Enseñándole dónde mirar y qué significan realmente lo que ellos ven como algunas de las más bonitas adulaciones.


Hay dos tipos de personas que son más propensos a ser abducidos y que tarde o temprano lo son:


Los más fáciles, contrariamente a lo que muchos creen, son los del tipo agresiv@, que recurren al insulto y comentarios despectivos en cuanto no se salen con la suya. Y lo son por su ego exacerbado y porque a consecuencia comportamiento, su circulo de amigos suele ser pequeño o nulo y sus lazos familiares inexistentes.


Los otros suelen ser del tipo “buenaz@”, que si bien suelen tener buenas relaciones familiares y de amistad. Sin embargo tampoco pueden controlar su ego. En realidad son un calco de los primeros, pero con una visión social que les hace utilizar la falsa humildad para no ser descubiertos. Seguramente en el pasado alguien se empeñó en enseñarles la ventaja de ser humildes. Y ellos sólo se esforzaron en parecerlo.

La pregunta del millón es: ¿Qué dice o hace el abductor/a para conseguir lo que quiere?


Siempre, sin excepción es lo mismo: “El abductor/a se presenta como alguien vencido por el mundo y la sociedad, al que sólo tú comprendes, al que sólo tú respetas, al que sólo tú crees, eres tú el héroe que l@ protege del mundo”.


Si eres alguien con “termostato”, no te hincharás lo suficiente como para que el engaño dure mucho tiempo. Lo que te hará preguntarte por qué nadie l@ respeta, por qué nadie l@ cree etc...
Y en ese instante el “abductor/a” huirá despavorido.


Cabe aquí una anotación importante que uno de mis amigos hizo una vez: “Los dos obtienen lo que se merecen y eso no tiene discusión posible”.

Es importante esta escenificación, no por lo que se pueda hacer con egoístas y maquinadores. Sino por cómo podemos controlar nuestro ego las personas normales y corrientes.


Como ya he dicho: “O tienes termostato o no lo tienes” Pero si los que lo tenemos, queremos vivir emocionalmente con comodidad. Necesitamos regularlo.


Si lo mantenemos cerca del máximo: Nos sentiremos más confiados, pero seremos propensos a ser engañados durante más tiempo.


Si lo mantenemos en el mínimo: Estaremos más protegidos frente a la manipulación. Pero nuestra autoestima se resentirá.


Tal como hacemos con los electrodomésticos, debemos encontrar el grado de confort.


Este es el primer paso del autodominio. Con el grado de confort bien ajustado, nuestras reacciones serán más precisas y justas. Y podremos por ejemplo; reírnos de los insultos más feroces y observar al mismo tiempo, qué intención lleva el que los lanza e intuir sus debilidades para utilizarlas en su contra.



Lo que poca gente sabe:


Los guerreros famosos de la antigüedad no tenían esa actitud cándida y noble que nos muestran algunas películas. Sino una visión totalmente realista de las situaciones. Algunos incluso eran expertos en sacar de sus casillas a todos aquellos a los que posteriormente vencían sin esfuerzo. Estos guerreros no sólo tenían un buen termostato de serie. Sino que además lo habían ajustado con precisión milimétrica.

J. R. Moreno.

2 comentarios:

  1. En el próximo capítulo explica a todos tus amigos en que lugar NO tienen el termostato.

    ResponderEliminar
  2. “Quien critica a sus amigos... tendrá pocos... o ninguno”
    Nunca se ha tratado de restar sino de sumar experiencias. No aprender de la experiencia de los nuestros, nos condena a tener que cometer nosotros mismos todos los errores. Sólo podemos y debemos exigir a la gente que nos rodea, que no nos falle en ninguno de los pilares básicos de la amistad. Que son: Lealtad, honradez y sinceridad. Quien ha traicionado a alguien, no tardará en traicionarnos a nosotros también. Quien está engañando y manipulando a alguien, no tardará en intentarlo con nosotros. Quien miente constantemente a los demás, es seguro que lleva tiempo haciéndolo con nosotros también. A este tipo de personas hay que mantenerlos a distancia sí o sí. Pero a los leales, honrados y sinceros hay que mantenerlos cerca. Su experiencia siempre es importante. No importa que no estemos de acuerdo con ellos en otras muchas cosas.
    Cuando creamos la "Asociación Europea Rmwingchun", fue esta la primera premisa, acumular experiencias. Los alumnos avanzados no solo vienen a aprender, sino también a compartir sus experiencias profesionales. Ya sean médicos, psicólogos, policías nacionales, guardias civiles, policías militares, profesionales del baile, conductores de ambulancia, cocineros etc...
    Creo firmemente que dentro de unos años, la experiencia que podrá aportar la asociación, se habrá multiplicado exponencialmente.

    J. R. Moreno.

    ResponderEliminar