domingo, 5 de febrero de 2012

Endulzar la realidad es mentir.

Cuando alguien se acerca al Wing Chun por primera vez. Siempre suele tener en mente el aumentar su velocidad y su fuerza. Pero Wing Chun no está basado en aumentar esos parámetros. Al principio nuestra mente llena de ideas preconcebidas se niega a aceptarlo. Por lo que es necesario un entrenamiento especial tan sólo para que esas ideas preconcebidas desaparezcan. Sin eso, es muy difícil avanzar. Los conceptos de Wing Chun son sencillos, pero difíciles al principio de aplicar. Viéndolo desde fuera es totalmente normal. La idea, por ejemplo, de avanzar hacia quien que nos ataca, atemoriza ya de por sí.


El hombre, al contrario de lo que creen muchos, no aprende por deducción, sino por imitación, por lo que si lleva poniendo en practica algo que ha visto en los demás como algo correcto durante mucho tiempo, es relativamente normal que su mente deseche otras alternativas, por muy reales y razonadas que sean. Muchos, se seguirán agarrando a un clavo ardiendo para no caer al vacío, aunque les hayan puesto una red con todas las medidas de seguridad debajo de él.

Todo ocurre al revés con un hombre entrenado. En lugar de huir del ataque, se lanzará hacia él, en lugar de rehuir el contacto, se pegará como una lapa, en lugar de oponerse, cederá, si el adversario intenta huir, en lugar de suspirar aliviado, le perseguirá, etc, etc, etc...


Muchas de las modificaciones que he visto hacer en Wing Chun, se basan en no producir ese, “shock” en el que se acerca a nosotros. Pero, querer endulzar la verdad para que resulte comercialmente más atractiva es mentir. De hecho, el Wing Chun son conceptos y no técnicas o movimientos. Si se varían esos conceptos, ya no hablamos de Wing Chun. Sino de algo inventado en los últimos años, los últimos meses, incluso los últimos dias...

Algunos de los que me insisten en que en Wing Chun sí que existen técnicas, me hacen sonreír. Se empeñan en hablarme de Tan sao, fuk sao, bong sao, etc, como si lo fueran. Incluso hablan de nuestro puño vertical de Wing Chun. Y muchas veces no puedo evitar la carcajada.


Los conceptos que hay detrás de esas supuestas técnicas o movimientos, es lo que hace que funcionemos, la posición final que adquieren los brazos o piernas, no significa absolutamente nada. Tan sao, es dispersar, fuk sao, controlar, etc.


Y nuestro puño podría ser perfectamente horizontal si nuestra anatomía nos lo permitiera. Es vertical simplemente porque sólo así se puede estirar el brazo completamente manteniendo el codo hacia abajo. Algo muy necesario si queremos golpear y cubrirnos al mismo tiempo.


Como siempre, aprender correctamente depende de nuestro ego. Si nos aferramos a nuestras ideas preconcebidas para no sentirnos inseguros, jamás tendremos una verdadera sensación de seguridad. Podemos fabricar en nuestra cabeza miles de excusas. Pero nunca podremos engañar a un experto y jamás podremos engañarnos a nosotros mismos.


J. R. Moreno.                                
www.unionrmwingchun.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario